Reportaje multimedia: Cita previa en los ‘social media’

 

ROBERTO GARCÍA / MADRID

El siglo XXI ha irrumpido con fuerza en la humanidad a través de la consolidación de Internet como fuente de información global y los social media como herramientas indispensables para estar interconectado e informado al instante desde la red.

Hoy en día, la antesala de la mayoría de actos que el ser humano se dispone a realizar pasa por informarse previamente a través de la red e interactuar mediante los nuevos medios de comunicación sociales: web, blogs y redes sociales.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”. Por una parte, la salud es interpretada en términos subjetivos o de estado de bienestar y, por otro, con elementos objetivos en el sentido de capacidad proporcional para la función.

Así, la salud poco a poco está tomando estas herramientas para mejorar los servicios, optimizar resultados y facilitar procesos sociosanitarios entre médico y paciente. La digitalización de la información clínica, el uso creciente de la telemedicina y la penetración de la información sanitaria en los medios de comunicación de masas o mass media son algunas de las cuestiones que han cambiado la forma de concebir este concepto vital.

Uno de los mayores hallazgos que se está consiguiendo es la incorporación paulatina de todos los sectores de población a la participación en este tipo de tecnologías sociales con ensayos de prueba y error constantemente, ya que existe todavía un vacío legal en la relación entre médico y paciente a través de Internet.

En este sentido, Alain Ochoa, editor de Diariomedico.com, afirma que “ha habido un boom entre la relación médico-paciente en el último año y medio para comunicarse entre ellos a través de blogs y redes sociales”.

“Sigue habiendo una brecha muy grande entre los jóvenes y las personas de la tercera edad a la hora entrar en estas plataformas no tanto por unproblema de aprendizaje sino por una cuestión cultural aunque todo esto se superará”, matiza Alain Ochoa.

Nuevas iniciativas sobre los ‘social media‘ en salud

Los avances en los nuevos medios de comunicación sociales centrados en materia sanitaria tiene claro arraigo anglosajón y marcado acento norteamericano en su mayoría. Hay novedosas redes sociales dirigidas a pacientes como KnowCancer, SocialHealth o Team Inspire.

Asimismo, el canal de YouTube de Johnson & Johnson y la forma en la que ePatient Dave de Bronkart gestiona su cuenta en Twitter para beneficio de todos los que apuestan por los social media en salud son grandes iniciativas en auge.

Cabe destacar  la forma en la que el departamento de salud británico se relaciona con los jóvenes en riesgo de drogodependencia a través de su portal Talk to Frank. Igualmente, supone un gran avance el ecosistema digital de Novartis dirigido a pacientes con fibrosis quística y la presencia de Boehringer Ingelheim en Facebook con una atractiva aplicación llamada HealthSeeker dirigida a pacientes diabéticos.

El nuevo paciente 2.0

La figura del paciente pasivo y temeroso al efecto bata blanca ya forma parte de la historia. La universalización de los recursos tecnológicos, el acceso a la información y la socialización a través de la red han dado paso al empowered patient.

Esta nueva categoría de paciente no puede ser pasada por alto en las estrategias de marketing de proveedores de productos y servicios de salud.

La esperanza de vida no para de subir en países desarrollados y nos encontramos mejor informados, más conectados, más apoyados y con un alto grado de exigencia en lo referido a ofertas de proveedores de salud.

En este sentido, Miguel Ángel Máñez (@manyez), subdirector económico del Hospital Universitario de San Juan y creador del blog ‘Saludconcosas’, asegura que “la gente busca información cuando tiene miedo de preguntar ciertas cosas al médico”.

Anuncios

Nuevo sistema para perder kilos en 10 días

Algunos expertos en nutrición de la Clínica Planas de Barcelona han desarrollado un método de adelgazamiento mediante el suministro de alimentos con una sonda y afirman que se podría llegar a perder el 10% del peso en 10 días bajo un método que cuesta 4.000 euros.

Por otro lado, la comunidad científica en la materia de nutrición sigue afirmando a día de hoy que el único abordaje válido y eficaz para perder los kilos de más reside en seguir una dieta hipocalórica y hacer ejercicio físico.

Cuando una persona decide perder peso una de sus principales motivaciones reside en deshacerse de los kilos que sobran en poco tiempo. La tendencia actual ha propiciado, además, que dieta e inmediatez vayan de la mano dejando a un lado la salud.

Requisitos para realizar el proceso

Los personas que puede seguir la dieta por sonda planteada son, según el doctor Manuel Sánchez, responsable de la Unidad de Nutrición y Dietética de la Clínica Planas, “cualquier persona con sobrepeso de entre tres y cuatro kilos como mínimo y hasta los quince kilos como máximo y que tengan un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 25 y 29,9”.

Los artífices de este método han querido dejar claro que la alimentación que se recibe a través de la sonda nada tiene que ver con el suero convencional que se administra a los pacientes que están ingresados en un hospital.

– Más información sobre el proceso en el sitio web de la Clínica Planas de Barcelona